Goiuri se va a la Feria de Sevilla

 Categorías:  Amistad, Blog, Cumpleaños, Fiestas
 0 comentarios sobre este artículo
Zorionak Zuri !!! Viernes 15 abril 2016

Nos llaman desde Derio para encargar una de nuestras tartas decoradas personalizadas porque Goiuri cumple 40 años y piensan celebrarlo con una gran fiesta rodeada de todas sus amigas y familiares, antes de marcharse para Sevilla para seguir la fiesta en la mismísima Feria de Abril.

A Goiuri lo que más le gusta es ponerse unos buenos tacones de aguja de la marca Christian Louboutin, y si tienen pinchos mucho mejor, que es lo que nos piden que le pongamos en la tarta, pero como se van a la Feria de Abril de Sevilla, le hemos hecho una caja de la marca acompañada de un zapato más apto para bailar sevillanas en las casetas de feria típicas que se instalan en el Real de la Feria de Sevilla.

Hemos puesto unas cuantas casetas de feria, que deben ser rojiblancas (como los colores del equipo de fútbol del Sevilla) o verdiblancas (como los colores del equipo de fútbol del Betis) y en dos de ellas hemos escrito el eslogan inglés “ENDLESS LOVE“, como nos pidieron.

La Feria de Abril de Sevilla es un conjunto de casetas y atracciones que se instalan en el recinto ferial del barrio de Los Remedios para las fiestas de Sevilla, que se celebran una o dos semanas después de la Semana Santa (una semana si van a coincidir todos los días de feria en el mes de Mayo) coincidiendo con los toros en la plaza de la Maestranza, constituyendo estos eventos las Fiestas de Primavera de Sevilla.

Los orígenes de la Feria de Abril se encuentran en 1846 cuando dos empresarios asentados en la ciudad, Narciso Bonaplata (catalán) y José María de Ybarra (vasco), redactaron una propuesta que llevaron al Cabildo Municipal pidiendo que le autorizaran durante los días 19, 20 y 21 de abril del año siguiente para celebrar una feria anual de ganado y manufacturas.

La feria contaba con un total de 19 casetas y fue tan grande el éxito obtenido que pocos años más tarde, en 1850, hubo que separar lo que era la mercadería del ganado (unas 60.000 cabezas de ganado) y el espacio para la diversión, expidiéndose también licencias para 15 puestos de buñuelos, 34 de turrones y avellanas y 93 para tabernas y para agua.En 1864 se lanzan los primeros fuegos artificiales y en 1870 la feria durará dos días más.

La feria llegó a convivir hasta 1868 con la llamada Puerta de San Fernando de la antigua muralla. En 1896 se ubicó en la zona una estructura de hierro, denominada Pasarela, que servía de paso elevado sobre el recinto ferial, tenía cuatro escaleras de acceso y un quiosco central en la confluencia de las mismas que era adornada con globos de luz blanca durante los días que duraba la fiesta. Esta estructura se desmontó en 1921 con motivo del ensanche de la calle San Fernando. A partir de entonces como recuerdo de la pasarela se comenzó a instalarse anualmente una portada de entrada iluminada a la Feria.

Dado el éxito de sus primeras celebraciones, el Ayuntamiento se vio obligado a ir ampliando el lugar de celebración, la publicidad con carteles y folletos de la feria, y los días de fiesta, que en el año 1914 los tres días se convierten en cinco, y en 1952 en seis. A partir de la década de 1920 la feria se empieza a parecer a lo que es ahora, una ciudad artificial y efímera de sólo unos días de duración donde se instalan casetas para el regocijo de los visitantes foráneos y autóctonos, vendedores, juerguistas, curiosos, artistas y famosos.

Durante años el recinto de la feria se conoció como “la Pasarela“, debido a una estructura existente que era utilizada para cruzar la calle, hasta el año 1973 en el cual fue preciso reubicar las casetas por las distintas demandas de feriantes, organismos y público. El espacio se quedó pequeño y pasó a asentarse en el barrio de Los Remedios, una zona casi rectangular con una medida de 1,5 km por 600 m, con el nombre de “Real de la Feria”, con calles que fueron bautizadas con nombres de famosos toreros de todas las épocas y adornadas de farolillos.

La primera portada de gran envergadura que se levanta en la Feria data del año 1949. Cada año la portada está dedicada a algún acontecimiento importante, monumento o edificio de la ciudad, pudiendo alcanzar una altura cercana a los 50 m de arcos y torres con cierto toque de arquitectura regionalista, con varios miles de bombillas que la iluminan.

Del lunes al martes de feria es la primera noche en la que se iluminan las calles y la portada del Real, a las 12 en punto. Se conoce como noche del pescaíto, y el plato típico es pescado frito. La feria termina la noche del domingo, con el apagado de las bombillas y un castillo de fuegos artificiales también a las 12 en punto.

Las casetas de particulares o de entidades privadas no suelen, por costumbre, permitir el acceso a la caseta si no es con invitación o acompañado de algún socio. Sin embargo, las casetas de entidades públicas (como la del Ayuntamiento de Sevilla y los distritos) o las entidades privadas con fines sociales y políticos (como partidos, sindicatos, etcétera) suelen permitir la entrada libre.

El número total de bombillas que iluminan la feria asciende a un total aproximado de 350.000 cubiertas por sus peculiares farolillos venecianos de colores verde, blanco y rojo, consiguiendo con esto una vistosidad y luminosidad muy peculiar. En las bifurcaciones de las distintas calles estas bombillas están dispuestas en forma de paraguas, que culminan en un alto mástil, y sin que las recubran los farolillos.

El carruaje es el vehículo de transporte permitido en el Real de la Feria, exceptuando los coches oficiales, los vehículos de sanidad, auxilio y seguridad pública que si van motorizados. La ordenanza municipal establece en 700 el número de vehículos que pueden transitar, y 1.400 matrículas, de modo que los carros de caballos tengan asegurado el acceso tres de los seis días.

Desde el principio de su existencia el público se trasladaba a la Feria en calesas y jardineras para negociar con el ganado. Los cocheros van cada uno ataviado con sus correspondientes galas, el traje corto y sombrero denominado también de ala ancha, así como los caballos con sus borlas, campanillas y cascabeles. El recorrido de los carros está establecido por varias manzanas de la parte oriental del Real de 12 de la mañana a 8 de la tarde. También acceden al Real de la Feria caballeros y amazonas con sus caballos.

Cuando anochece, las calles del Real se iluminan con los farolillos venecianos y con los adornos de bombillas. Por la noche no transitan caballos ni carruajes. Las casetas también sirven comida y es habitual cenar, tapear y beber hasta avanzada al noche. También permanecen abiertos los puestos de comida, que además suelen vender churros con chocolate al amanecer.

Todos los días de la feria las luces se apagan a las 3 de la mañana, exceptuando el sábado, cuando se mantienen hasta las 6, y el domingo, cuando se pagan a las doce de la noche, coincidiendo con el espectáculo de fuegos artificiales.

VER TODAS LAS IMAGENES…

Puede enviarnos un comentario sobre las tartas desde el formulario siguiente. Para enviarnos fotos, debe adjuntarlas desde la pgina CONTACTAR CON ZZ

Deja un comentario